Laura Vaquero Velerdas es enfermera especialista en Salud Mental y, desde 2016, secretaria de la Comisión Hospitalaria contra Violencia de Género del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid. Comenzamos un nuevo programa de #MejorSaber con ella con el objetivo de abordar este tema de la violencia de género desde el ámbito hospitalario. Laura nos habla de los protocolos y herramientas de detección de situaciones de maltrato que facilitan a los profesionales sanitarios desde la Comisión en la que es secretaria. Desde el sofá de Mejor Saber nos poner en situación de cada una de las diferentes situaciones que pueden darse y que se han dado en su hospital y bajo su experiencia. «Suele ser la persona la que va refiriendo una agresión, pero hay muchos casos ocultos que requieren de una sensibilización por parte de los profesionales sanitarios a la hora de preguntar», nos comentaba. 

Laura nos hablaba de aquellas víctimas que daban que sospechar por sus continuas visitas al profesional, pues nos asegura que «hay signos que nos indican que esa persona está sufriendo una situación de violencia. Hay signos que te hacen sospechar». En ese momento actúan un protocolo de actuación, en el que se llevan a la posible víctima a una sala aislada con el fin de profundizar en esta detección. 

“Suele ser la persona la que va refiriendo una agresión, pero hay muchos casos que están ocultos, que requieren de una sensibilización por parte de los profesionales a la hora de preguntar”

Ellos, como profesionales sanitarios, no tienen ninguna autoridad para denunciar un posible maltrato: «tiene que ser la víctima la que dé ese paso», nos comentaba, aunque el médico que la ha asistido puede dar reflejo de ello en el informe hospitalario para que, al menos, conste esa posible detección y se pueda actuar si fuera necesario. «Lo que nos llega al hospital son las agresiones físicas, pero lo más prevalente en la población es la violencia psíquica; eso que queda debajo del iceberg», apuntaba la enfermera. Esas agresiones, dice, son más difíciles de detectar y, sobre todo, de que la propia víctima sea consciente de ellas.

“Los profesionales sanitarios tenemos una responsabilidad para con las mujeres víctimas como con la sociedad»

Laura se reafirma en la importancia de la formación a los profesionales sanitarios en este tema tan delicado, y traslada esta importancia a ámbitos fuera del hospital, como es la enfermera escolar, figura que cree fundamental para combatir posibles casos de maltrato ya que nos ha asegurado que se están dando ya desde edades muy jóvenes, en plena adolescencia, y las redes sociales y el mundo 2.0 ayudan a este crecimiento. «Los profesionales sanitarios tenemos una responsabilidad para con las mujeres víctimas como con la sociedad», declara la enfermera.

Herramientas para el ejercicio profesional con perspectiva de género

Las enfermeras tenemos una posición privilegiada para descubrir situaciones de violencia. Sus competencias, en esta problemática, de magnitud cada vez mayor, se sustentan en integrar la perspectiva de género en la atención a la mujer y familia, la detección precoz y la actuación ante la violencia de género a través de las herramientas que le permitan evidenciar el problema y así, realizar las intervenciones y derivaciones oportunas.

En Fuden Inclusiva abrimos las inscripciones para un nuevo curso NOOC gratuito ‘Herramientas para el ejercicio profesional con perspectiva de género’. Inscríbete aquí.