Margarita Chozas es enfermera en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, donde lidera el proyecto de teleasistencia en atención a pacientes con lesión medular. La pandemia actual nos ha puesto firmes frente al teleacuidado, pero nuestra enfermera de hoy ya ha servido de ejemplo para llevarlo a cabo. 

La teleasistencia como seguimiento del cuidado

Margarita puso en marcha el proyecto de teleasistencia en el Hospital de Toledo con el principal objetivo de llevar a cabo un seguimiento a los pacientes con lesión medular que dejaban el hospital: «es una lesión que te limita para toda la vida. Los pacientes salen con inseguridad y desde aquí les hacemos un seguimiento y resolvemos cualquier duda que puedan tener en su día a día«, comenta la enfermera. 

El paciente, cuando deja del hospital, no lo hace sin haber pasado antes por una entrevista con nuestro departamento: «es un protocolo firme e importante que no puede faltar», declara Margarita. 

«La teleasistencia tiene cuatro pilares clave: la entrevista, el protocolo de preguntas, la encuesta de valoración y el registro»

Nos deja muy claro que es un trabajo en equipo, y que sin ese equipo sería imposible realizar esta estupenda laboral para los pacientes. «Nunca me pusieron impedimento. Me sentí totalmente libre en este proyecto», nos confesaba Margarita, que subraya la total libertad por parte de Dirección de Enfermería ante este liderazgo: «no sabía por dónde empezar», añadía.

La Covid-19 ha elevado a la teleasistencia a niveles de importancia máxima, ante los protocolos puestos en marcha desde el Gobierno. Margarita ha recibido múltiples llamadas de otros centros de salud con dudas sobre su utilidad y ejecución, pues ya cuenta con una experiencia mucho mayor en este campo.

«Liderar este proyecto ha sido maravilloso»