Unidades de investigación enfermera: el hospital Gregorio Marañón

Las unidades de investigación enfermera nacieron, apenas, hace diez años. El Hospital Gregorio Marañón de Madrid puede presumir de ser pionero en esta materia, creando la primera unidad de investigación enfermera en el hospital y, además, aportando formación a las enfermeras residentes que deseen realizan un doctorado y dedicarse a este campo de la investigación en cuidados.

Desde el hospital realizamos estrategias que nos permiten intentar liberar o intensificar enfermeras para que se dediquen, exclusivamente, a la investigación científica en el hospital.

Rubén Francisco Flores García, es el Director de Enfermería del Hospital Gregorio Marañón, y en La Cristalera nos ha contado de primera mano su apuesta por la formación en investigación de las residentes de la enfermería «para que puedan realizar su doctorado, si lo desean». Esta formación es otra de las particularidades que diferencian a las unidades de investigación del Hospital Gregorio Marañón, respecto a otros hospitales.

En la Fundación para el Desarrollo de la Enfermería tomamos como referente este tipo de iniciativas para nuestros proyectos formativos, como el Experto Universitario en Investigación que pusimos en marcha este último año, y otros cursos acreditados para crear y estudiar evidencia enfermera cuantitativa y cualitativamente.

Si por algo destaca, sin embargo, la investigación enfermera, muy a nuestro pesar, es por las barreras del tiempo y la economía. De esto nos habla la enfermera Ana García Pozo, Doctora en Epidemiología y Salud Pública y Subdirectora de Enfermería y Jefa del Grupo de Investigación.

La principal barrera que nos hemos encontrado siempre es, y sigue siendo, la falta de tiempo durante la jornada de trabajo. De ahí la importancia de que un grupo de enfermería tenga una identidad propia en los institutos. 

No cabe ninguna duda de que otra principal barrera es la financiación. La investigación siempre ha estado eclipsada por esa falta de ayudas económicas. En el caso de la investigación enfermera es, incluso, más complicado conseguirla.

Sin financiación no hay publicación. El Open Access es caro. Muchas veces, la manera de arrancar esas líneas de investigación o esos proyectos es poniendo dinero.

Financiación, falta de tiempo, visibilidad, atención… Cuando hablamos de investigación vemos barreras, quizás, en cualquier proceso, pero las ventajas son múltiples, y más en la investigación enfermera, como nos cuenta la enfermera y Doctora en Epidemiología y Salud Pública, Mª Nieves Moro Tejedor, enfermera investigadora en el Grupo de Investigación del Hospital Gregorio Marañón: «la investigación en cuidados es una investigación transversal, que beneficia a todos los ciudadanos», comentaba.

El logro del que nos sentimos más orgullosas creo que ha sido mantenernos como grupo de investigación y el ser referentes en el hospital, que las enfermeras del hospital nos conozcan y quieran estar.

 

Los cuidados con evidencia

Ana García Pozo exponía la dificultad de dejar los cuidados asistenciales para aportar otro tipo de cuidados, los de la evidencia, «para que se pueda cuidar mejor»

Precisamente de eso pudimos hablar mucho en esta Cristalera, en esa necesidad constante por mejorar los cuidados que prestamos como enfermeras y subir escalones desde la base de la evidencia, que aportan estos grupos de investigación enfermera: «la enfermería remamos hacia el crecimiento, y aún nos queda mucho camino», confesaba Rubén.