Una mujer africana, líder y ejemplo de nuevas generaciones

Nicole Ndongala es la directora de la Asociación Karibu de Madrid. Lleva 15 años al frente de esta asociación y se ha convertido en un ejemplo a seguir para las nuevas generaciones que llegan. Karibu es una palabra en lengua swahili y significa <<bienvenido>>, lo mismo que transmite la propia asociación, amigos del pueblo africano, que nació como ayuda humanitaria e integración de los africanos en la Comunidad de Madrid. 

Entre sus muchas ayudas a esta población, Nicole coordina también el centro de formación de la mujer en la compañía, «y la acompañamos en su empoderamiento», nos comenta.

«La situación que empuja a una mujer africana a abandonar su país no es uniforme, pero suele deberse a la falta de los derechos humanos que, además, muchas veces queda impune»

Nieves Márquez, enfermera y responsable de Fuden Cooperación Enfermera, protagoniza un nuevo En Mis Zuecos junto con Nicole, con motivo del Día Mundial contra la Mutilación Genital Femenina, que se celebra cada 6 de febrero.

«Hay culturas africanas que dañan a la mujer, por el simple hecho de satisfacer al hombre. La mutilación genital femenina no tiene una respuesta clara de su práctica, ni cultural ni religiosa. Es una vulneración que se debe abolir»

La mujer africana y la Mutilación Genital Femenina

La mutilación genital femenina es reconocida por la OMS como una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas. Refleja desigualdad entre los sexos y constituye una forma extrema de discriminación de la mujer. Y aunque muchos países condenan esta práctica, «la mutilación, con la interculturalidad, también viaja», asegura Nicole. 

La Mutilación Genital Femenina consiste en la escisión total o parcial de los órganos genitales femeninos o cualquier otra lesión de los mismos por motivos no médicos. Esta práctica puede conllevar graves consecuencias para la mujer, como hemorragias o dificultades en el parto, que pueden acabar en fallecimiento.

«Trabajar contra la mutilación genital femenina implica la participación de todos: sanitaria, educativa, de la propia comunidad… También de los hombres, porque muchas veces, esas mujeres dependen de sus maridos»

En Karibu disponen de un centro sanitario como apoyo de emergencia, sin necesidad de documentación o tarjeta sanitaria. Esto es lo que demanda Nicole y su asociación, pues asegura que «la sanidad no llega tanto a la mujer migrante irregular», y muchas veces es un tema urgente, sobre todo, cuando se trata de este tipo de prácticas agresivas y de riesgo. 

También resalta la figura del mediador como necesaria en la Sanidad: «una persona no tiene por qué perder su identidad por llegar a un país nuevo. Un tema tan simple como el de sacar sangre, si nadie te explica el por qué, puede frustrar por el choque de culturas», comenta Nicole.

Política y Protocolo ante la mutilación genital femenina

Son muchos los países de todo el mundo que se han sumado a la condena por la práctica de la Mutilación Genital Femenina, con severos castigos a quienes lo llevan a cabo o a quienes lo permiten. Sin embargo, el tema es tan sensible por la cultura que lo atañe, que es difícil abordarlo y debe hacerse desde dentro, con formación y seguimiento a estas mujeres procedentes de países donde aún no se condena.

«Primero hay que reflexionar bien sobre este tema y luego mapear los datos, sobre todo sobre las necesidades expresadas por esas mujeres. Estamos aquí para que haya prevención. Es un tema muy sensible: hay que ayudar, no aparentar»