El 7 de junio se celebraba el Día Mundial de los Supervivientes de Cáncer, un día especial y de merecida la celebración para aquellos pacientes que están o estuvieron en tratamiento y han superado su enfermedad. Para acercarnos a estos pacientes hemos hablado con Sandra Ibarra, presidenta de la Fundación Sandra Ibarra: «necesitamos una atención personalizada y prevenir, a través de un protocolo que aún, sorprendentemente, no existe», nos comentaba en la entrevista.

«Era noticia estar curada, así que aproveché para lanzar un mensaje: no sólo hay vida después del cáncer, también durante; es cuando más vida hay»

Sandra Ibarra padeció leucemia linfoblástica aguda y logró superar esta enfermedad. Tras ello se dio cuenta de que esto no podía quedar en la nada y bajo un silencio sin salida decidió gritar y celebrar su segunda oportunidad en la vida. «Era noticia estar curada, así que aproveché para lanzar un mensaje: no sólo hay vida después del cáncer, también durante; es cuando más vida hay», subrayaba Sandra en la entrevista. Fundó entonces la Fundación que lleva su nombre y que hoy ya cumple doce años, y lo hizo como medio para ayudar y dar visibilidad a esos pacientes de cáncer que necesitan apoyo, no solo físico, también mental, y un seguimiento con recomendaciones vitales para el durante y el después del tratamiento.

La importancia de escucharse a uno mismo

Sandra incide en la importancia de escucharse a uno mismo, de escuchar nuestro cuerpo y entenderle y no presionarle: «Escuchamos nuestro cuerpo, las alarmas que nos da, y en todo momento vamos a contracorriente».

«El Covid nos han demostrado que podemos cuidarnos y hemos tenido tiempo para nosotros»

En la conversación se citó lo fundamental que es mantener la mente sana para que nuestro cuerpo responda ante esta calma y se relaje, el estrés no nos conviene y termina alertándonos en cierta manera. Muchas veces «dejamos nuestro propio cuidado para mañana y sucesos como el Covid nos han demostrado que podemos cuidarnos y hemos tenido tiempo para nosotros»

Enfermería oncológica

La enfermería toma un papel importante en este área, sus cuidados son de vital importancia para mantener un control sobre el tratamiento, pero también para la salud mental de una posible bajada de autoestima y fuerza. Sus cuidados forman parte de un proceso largo pero que, afortunadamente, hoy tiene muchos resultados positivos y son muchos los supervivientes de cáncer que pueden volver a vivir con otra mirada hacia el futuro.

«Queremos encontrar a todos los supervivientes de España, que se registren»

Ser superviviente de cáncer es difícil, es un paso más del tratamiento, es un «y ahora qué». Pero Sandra habla de esperanza, de mirar hacia el futuro como una nueva oportunidad de disfrute aunque siempre bajo el cuidado de uno mismo. Para ello, también se necesita un seguimiento por parte de los sanitarios: «las enfermeras son realmente las que conviven con nosotros, nos conocen, nos ven la cara y saben cómo estamos», subrayaba Sandra.