Cómo presentar un proyecto de Investigación

Elaborar un proyecto de Investigación requiere de un tiempo muy amplio, mucha fortaleza mental para no decaer ante cualquier imprevisto u obstáculo, y un equipo a tu alrededor que apoye este proyecto. Cuando te planteas la idea inicial del proyecto, es imprescindible estudiar toda la casuística de su entorno, la magnitud del impacto que tendrá esa investigación y cómo abordarlo. Una vez que la idea va tomando cuerpo, con la ayuda del equipo investigador elegido para el proyecto, debemos ir pensando en buscar financiación. Es aquí donde un comité evaluador tendrá la última palabra, medirá esos paradigmas de impacto y decidirá financiar o no la investigación.
Pero ¿cómo se evalúa un proyecto de investigación? ¿Qué debemos tener en cuenta y en qué poner el foco? Para responder a todas estas dudas, la Responsable de Investigación en Cuidados del Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda, y evaluadora de proyectos en el Fondo de Investigación Sanitaria (FIS), Montserrat Solís, nos ha acompañado en Mejor Saber, y sus respuestas han cubierto cualquier cuestión posible.

Por mucho que tengamos una buena idea, si no somos capaces de trasladarla a la memoria de proyecto y venderla bien, no conseguiremos que llegue a donde tiene que llegar.

La importancia de una buena redacción, resumen y un hilo conductor

Lo más importante a la hora de presentar un proyecto de investigación es saber venderlo. Cuando evalúan una idea, el evaluador mira cómo se está argumentado y defendiendo la propuesta: «al final tienes que ser capaz de justificar por qué tu proyecto vale la pena financiarlo y en base a qué», comentaba Solís.

Montserrat aclara en la entrevista que a la hora de justificar tu proyecto y destacarlo sobre el resto es imprescindible que el primer párrafo de esta memoria aparezca, de manera breve y clara, el impacto en salud del problema que se va a abordar».

Cuando hablamos de redacción, hablamos de todos los apartados de la memoria: la introducción, los objetivos e hipótesis… Y todos deben tener sustancia y peso suficiente para los evaluadores.

«La parte del método es lo que le va a dar validez y rigor al estudio; si el método no está bien configurado y con toda la información, y el diseño no es adecuado al objetivo, por mucho que hayas hecho todo lo demás, y por mucho currículum que tengan los investigadores que están definiendo esa propuesta, te van a evaluar mal»

Aquí deja claro, Montserrat, que la parte de la metodología es muy decisiva a la hora de evaluar el proyecto. Pero también nos destacaba en la entrevista la importancia de un título informativo, que capte la atención del evaluador, siempre en coherencia con lo que se va a encontrar en la descripción posterior del proyecto.

Todo ello son puntos de apoyo al proyecto, una llamada de atención constante y a primera vista sobre el evaluador que decidirá si nos dan la financiación o no. «La inversión que hay para investigación en España es muy escasa, y la competencia es muy alta. La financiación tiene que estar muy justificada», declaraba Solís.

Enfermería e Investigación: una evolución positiva

La enfermería, desde siempre, había tenido un techo académico bastante problemático, pues no nos permitía acceder a doctorados o liderar proyectos. Eso ha cambiado, y ahora una enfermera puede alcanzar competencias en investigación, liderar, tutorizar o dirigir trabajos.. A nivel curricular ha supuesto situarnos al nivel del currículum de otros profesionales en el entorno sanitario, con lo que ya podemos competir por la financiación.

«Ahora hay grupos de investigación de enfermería y cuidados de salud reconocidos, acreditados, dentro de institutos de investigación sanitaria. Esto ya acumula un competente»

Nos mencionaba Solís que debíamos «empezar a entender que se van a financiar más proyectos que sean ensayos clínicos donde podamos dar a entender que, con una actuación determinada en el área de enfermería, en un contexto del cuidado, vamos a mejorar los resultados en salud, desde el punto de vista de la morbimortalidad»

Reducir costes sanitarios, reducir el riesgo de infección o mejorar la calidad de la salud de los pacientes, son factores de impacto muy determinantes a la hora de elegir proyectos que financiar. Por eso, Montserrat nos aconseja buscar estudios que den una respuesta a estos problemas, «problemas reales que hay en la población».

«Siempre recomiendo que los proyectos de Enfermería de Atención Primaria se lleven a la Comisión de Epidemiología y Salud Pública, porque la configuración de esa comisión en particular tiene participación multidisciplinar, entre ellos, enfermería, y presenta, por tanto, una perspectiva interesante para evaluar estos proyectos»

La importancia de un buen currículum

Cuando el currículum de aquél que lidera el proyecto tiene poca producción investigadora, es importante conocer qué tiene que vender y, sobre todo, incidir en el resumen: «debo decirme a mí misma que dentro de mi poca experiencia evaluadora tengo mucho conocimiento en la temática»

«Normalmente una enfermera que tiene la iniciativa para liderar un proyecto de investigación, tiene que convencer a compañeros de trabajo para llevarlo a cabo»

Con esta declaración, Montserrat nos anima a compensar la falta de perfil investigador, si la tuviéramos, contando con un buen equipo de investigación que tenga buen currículum, con experiencia, que finalmente será lo que dé apoyo y liderazgo al proyecto.

Nos puso el caso de Ana Belén Hernández, matrona, investigadora, y entrevistada en Fuden TV desde Enfermera con Ciencia. Ana Belén necesitaba financiación para su proyecto de Hidratación en el Trabajo de Parto, con un impacto brutal en la disminución de las cesáreas, la morbimortalidad tanto en la mujer como en el recién nacido. Era un ensayo clínico que cumplía con todos los requisitos necesarios para aprobar su financiación. Sin embargo, la trayectoria en el campo de la investigación de Ana Belén no era muy extensa. Se apoyó, entonces en un equipo de investigación con profesionales que tenían mucho que decir y aportar al proyecto. Finalmente, consiguió la financiación.

«A veces, cuando el proyecto es muy bueno y el impacto es amplio en el Sistema de Salud, es importante rodearte de un equipo multidisciplinar que lo complete. Bien armado este equipo, que no se queda cojo por ninguna parte, es muy difícil que lo echen para atrás»

Evaluadores y puntuaciones

Hemos visto, a lo largo de este artículo, aquellos puntos donde, quizás, debamos poner más énfasis a la hora de redactarlos.

Otro punto que destacó Montserrat era el impacto bibliométrico que puedan tener los resultados de la investigación, «que den lugar a publicaciones científicas».

Pero también las cuestiones de género juegan un papel importante en el impacto de la investigación, desde la última convocatoria realizada: «estamos en un mundo socialmente cambiante y todo esto hay que integrarlo»

La valoración de los evaluadores es, también, un proceso de investigación. Los evaluadores puntúan cada apartado sobre una plantilla. En ésta, hay un espacio donde se justifica la evaluación que le das a ese proyecto: «es una tarea compleja. Debes estudiar y comprobar cada currículum del equipo investigador. Por eso es tan importante el resumen inicial».

Puedes ver la entrevista completa con Montserrat Solís en nuestro canal de Youtube. Y si te ha gustado, no olvides inscribirte.